Carta a los Reyes Magos

Un nuevo seis de enero está al caer, con él, las ilusiones sin parangón de los más pequeños. Para los mayores la fascinación de un modo de hacer. Es un día para los peques por su esencia. No obstante los adultos también pedimos cosas, regalos o deseos y las dirigimos al Rey Mago que sabemos que probablemente las pueda hacer realidad. Andamos con algo más de ventaja pero no es lo mismo.

Sin embargo, al llegar este día y rememorar mi infancia me gusta recordar que solo como niños se nos ha otorgado la extraordinaria habilidad de creer en lo mágico. Por tanto no hago ningún esfuerzo por aplacar una extraordinaria sensación que viene a mí, al igual que en mi niñez.

Así que voy a escribir la carta para pedir un montón de cosas y solo a cambio de que me he portado bien. Eso es lo mágico.

 

 

 

Deja un comentario